isofoil
Atención

Buscamos distribuidores
a nivel nacional.
¡Regístrate aquí!


Atención

Preguntas Frecuentes


Estamos comprometidos con la atención para nuestros clientes ofreciendo siempre el mejor servicio. Aquí puedes consultar las preguntas frecuentes.

De acuerdo a la Asociación Nacional de Fabricantes de Materiales Aislantes, un aislante térmico se caracteriza por ser un material que controla la transmisión de calor, bajo ciertos parámetros.


Para que el resultado sea efectivo se deben cumplir dos condiciones, que la resistencia térmica del sistema y el aislante sean superiores al mínimo aceptable para la aplicación en cuestión; y que el material que se usa tenga propiedades aislantes.


Estos aislantes térmicos se usan principalmente como material de construcción y en la industria para determinados procesos en la producción y el almacenaje.

En el mercado existen muchos tipos de aislantes térmicos. En el terreno de la construcción, el ejemplo más básico es el de los muros que nos protegen del calor de la intemperie, pero si tenemos otras necesidades de control de temperatura, entonces recurrimos otros materiales aislantes. Algunos muy populares son la fibra de vidrio, hielo seco, poliestireno expandible, entre otros.

La función principal de un aislante térmico es ser una barrera al paso de calor de un lugar a otro, para impedir ya sea su entrada a un lugar, o la salida de la temperatura de un medio. Por tanto, el mejor aislante térmico es aquel que impide la transferencia de calor, tal y como lo requiere el proyecto en cuestión.

No obstante, aislantes tan populares como la fibra de vidrio, las espumas o las celulosas, que funcionan a base de capas, solo protegen contra la conducción y la convección, pero no tienen buen desempeño con la transferencia de calor por radiación.

A diferencia de los materiales tradicionales, nuestros aislantes térmicos Isofoil® sí protegen contra el calor por radiación, conducción (25%) y convección (5%), logrando un desempeño superior en 75%:

Isofoil es un aislante térmico muy particular porque es un material reflectivo que mantiene la temperatura controlada, impidiendo la transferencia de calor en todas sus formas, de ambos medios, gracias a su combinación de elementos como foil de aluminio, polietileno, poliburbuja y recubrimientos especiales de tecnología propia. A diferencia del material más tradicional como la fibra de vidrio se destaca porque:


  • Protege contra la transferencia de la radiación

  • Tiene larga vida útil sin alterar sus propiedades

  • Es resistente a la humedad

  • Es inocuo y evita fauna

  • Es de fácil instalación

  • Previene la condensación o vapor

  • Precios inferiores a los tradicionales

  • Es ultraligero